Hoy quiero contarles varios secreticos que tengo guardados, pero que para hacer honor a la verdad y para alivio mío creo que no soy la única (espero).
Gracias a Dios para el mundo somos «Mamás Perfectas» ¡Naah! se que exagero. Nos ven tan correctas, tan bellas, tan… bueno si, perfectas jajaja, en fin. Las mamás somos lo más lindo que hay sobre el planeta (modestia aparte) y digan si no. O por lo menos la mía lo es. Y con todo y esto así somos «Mamás perfectamente imperfectas».

Tanta belleza no puede ser cierta

Pero hoy quiero bajarlos de esa nube en la que los tienen. Porque como dicen por ahí, «tanta belleza no puede ser cierta». Y si, así es ¡no es tan cierto!

Yo amo a mis hijas como a nada más en este mundo, pero les he hecho unas cositas que yo se que más de una acá se va a sentir identificada.
Son esos pequeñísimos pecaditos que cometemos porque sí, porque tal vez queremos rebelarnos contra esa rutina que a veces se vuelve tan desesperante.

O tal vez porque sin darnos cuenta se nos safa por un instante la perfección. Y olvidamos el lugar que tenemos en este mundo y la postura tan correcta que «siempre debemos tener».

O simplemente porque somos seres humanos, siii de esos de carne y hueso, que andan por ahí. Y pues obvio como errar es de humanos, pues erramos.

Voy a escribir aquí abajo una lista de aquellas cositas que he hecho yo, y por favor tú chulea las que también has cometido, y te lo suplico, escríbeme abajo que no soy la única y que la maldad definitivamente no se ha apoderado de mi. Que hay más en el mundo como yo.

Bueno, empecemos:

Mis perfectos defectos

  • Me he comido uno que otro dulcecito que les correspondía a ellas. ¡Y me lo como con una culpa! pero al final me consuelo diciendo que después les compraré otro.
  • De vez en cuando nos damos el placer de comer pizza en familia. Confieso que al hacer la repartición de porciones me quedo con la más grande, la que veo más rica, con más carne o queso y/o más provocativa que las demás.
  • Me llaman un millón de veces en el día, algo así como mami, mami, mami, mami, mami, …. Confieso que a veces, muchas veces, me hago la sorda, la ocupada, la dormida, la que no es conmigo, jajaj como que no soy yo la mamá.
Me hago como que la cosa no es conmigo.

Aprovecho la oportunidad para invitarte a seguirme en Instagram
también me encuentras en Facebook
y más abajo puedes suscribirte al blog.

  • A veces me encierro en el baño por un buen rato, ahí sin más, esperando que pase el tiempo y que cuando salga ya la mitad del oficio de la casa se haya hecho «solo». Y si, les cuento que pasa.
  • Un día olvidé por completo darle el desayuno a Michy, la menor, y ya llegando a su colegio por cosas de la vida me acordé, como si nada le compré rápidamente un jugo y unas galletas y ella ni por enterada. De regreso a casa trataba de sentir culpa pero la risa no me dejaba.
  • Confundo sus nombres constantemente, Martina se llama nuestra Golden y también les digo Martina.
  • A ratos me gusta quedarme sola en la casa, en silencio, sin hijas, sin desorden, sin nada. (A ratos… ratos largos).
  • En algunas ocasiones que hemos tenido planes, he rogado que llueva para evitar salir.

Creo que fue suficiente

Y no quiere decir que no haya hecho más, sino que no me puedo poner más en evidencia (aún no me perdonan el de la pizza)

Con todo mi amor para todas las madres perfectamente imperfectas del mundo ♥

A todas esas mujeres que con sus imperfecciones y «secreticos» aún así son Mamás Perfectas.
Mamás perfectamente imperfectas para cada hijo, para cada familia.

Hoy quiero dedicar este post a todas aquellas mujeres maravillosas que han dejado de lado sus sueños, sus anhelos, la visión que tenían tal vez de su futuro. A todas aquellas mujeres que dejaron de lado su propia vida para desvivirse por los suyos.

Quiero dedicar estas palabras al ser más fuerte sobre la tierra, pero que con un abrazo de sus hijos se derrite completamente de amor, quedando completamente vulnerable.

Esas mujeres que lo darían todo por sus familias aún pudiendo ellas quedar con las manos totalmente vacías.

Las que trasnochan cuidando el sueño de los suyos, batallando contra algún virus que logró meterse en su muy bien custodiada fortaleza.

Te invitó a leer este post
El amor en tiempos del coronavirus

Quienes por fuera aparentan ser fuertes, fieras furiosas con quien se atreva a meterse con su familia. Pero por dentro seres tan tiernos llenos de un amor inigualable, amor incomparable.

Para quienes la enfermedad no es excusa para parar, y aún así se levantan a hacer para los demás una vida perfecta.

A esas mujeres hermosas que con mil defectos (porque son humanas) son perfectas.

A ti mamita hermosa, a ustedes madres que me leen, a ti la que sueña con serlo, y a mi.

«Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:
Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas»

Proverbios 31:28-29

No olvides seguirme en Instagram
y en Facebook

Muchas gracias por estar aquí, me emociona mucho cuando lees y compartes porque así puedo llegar a más personas.
Puedes suscribirte al blog y así recibirás cada uno de los posts, sin que te pierdas de nada. Al hacerlo te llegará un pequeño pero valioso obsequio de bienvenida, hecho con mucho amor.

Suscríbete aquí

* indicates required

Puedes desuscribirte en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Un enorme abrazo para ti.
Con amor

44 comentarios

    1. Millones de gracias por estar aquí. Así es, el mundo piensa que ser madre es sinónimo de perfección y nos encajonan en un espacio en el que no nos debemos permitir cometer errores. Pero como todo ser humano pues los tenemos. Así que me parece interesante compartir uno q otro secretico guardado por mi, y me fascina saber q no soy la única en el mundo. ? Mil gracias por tu comentario. Que palabras tan bellas. Un abrazo enorme para ti?

  1. ¡Hola!
    No sabes lo que me gustó tu post y confieso que al leer que confundes los nombres he pensado en mi madre Jajaja. No sé porqué, a veces me lo cambia y me llama como se llama mi tía. Vamos, siempre le digo que no sé porque no me pusieron ese nombre (para hacerla de rabiar jajaja) Pero es curioso, solo me cambia el nombre a mi y no a mi hermana, lo cual me hacía sospechar…. Pero vamos, viendo que no es la única, me quedo más tranquila jajaja
    Yo no soy mami, pero vamos, creo que las confesiones que has compartido hoy con nosotras son del todo ni mucho menos restan puntos para que seas una de esas mamis perfectas. Aunque cierto es que la perfección creo que no existe, todas sois mamás perfectas y esos perfectos defectos es lo que muchas veces os hacen únicas.
    Besotes guapa, me encantó leerte.

    1. Que emoción, gracias por tus palabras. No sabes cuanto me alegran. Si es muy cierto lo q dices, la perfección no existe, pero se q cada familia tiene su mami perfecta. Así con sus imperfecciones, así miro a mi mamá, se q no es perfecta, pero para mí es más q perfecta, es la mejor del mundo. Un abrazote, gracias por tus palabras nuevamente ?

  2. Está hermoso tu escrito y sabes que me hizo pensar en algo, creo que de alguna manera todas las madres son perfectas porque aunque es claro que como seres humanos cometen sus errores, creo que cada uno tiene a la madre que encaja perfecto con el/ella y quien le ayudará a forjar su camino. Muy buen post =)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Móni B.

Mónica es una orgullosa madre de tres hijas adolescentes. Creadora del blog Mi Profesión es Mamá. Ella misma atiende a sus hijas, alista su casa, crea contenido para sus redes y sueña con la oportunidad de terminar su carrera como Diseñadora Gráfica. (Sabe que lo logrará)
Colombiana, soñadora, amante de la naturaleza y con un único vicio "el café".